Seleccionar página

DINERO

Jul 1, 2021 | 0 Comentarios

Pocas palabras despiertan sentimientos humanos tan intensos.

¡Muchas personas se niegan a hablar del tema! Como la religión, el sexo y la política, es tabú cuando nos sentamos a la mesa y muchas veces también en el trabajo. Podemos hablar de riqueza con gente educada, pero el dinero es explícito. Es rudimentario. Es estridente. Es muy personal y muy comprometido. Si lo tenemos podemos sentirnos culpables, y si no lo tenemos… podemos avergonzarnos.

Pero ¿qué es realmente el dinero?

Para algunos, el dinero es fundamental pero no lo más importante. Es simplemente una herramienta, una fuente de poder que usamos para servir a los demás y vivir una buena vida. A otros los consume una sed de dinero tan grande que los destruye a ellos y a quienes los rodean. Por conseguirlo, algunos incluso están dispuestos a sacrificar cosas que valen mucho más: su salud, su tiempo, su familia, su autoestima y, en algunos casos, incluso su integridad.

En el fondo, es poder.

Todos hemos visto cómo el dinero puede crear cosas o puede destruirlas. Puede financiar un sueño o provocar una guerra. Podemos dar dinero como regalo o usarlo como arma. Podemos utilizarlo para expresar nuestro espíritu, nuestra creatividad, nuestras ideas, o para expresar nuestra frustración, nuestra rabia, nuestro odio. Podemos usarlo para influir en gobiernos y en personas. Algunos se casan por dinero… y luego descubren el verdadero precio de ese dinero.

Pero todos sabemos que, en cierto sentido, es una ilusión. Hoy día ni siquiera es oro o papel, sino una serie de unos y ceros en ordenadores de bancos. ¿Qué es eso? Es como una transformista o un lienzo en blanco, que asume el sentido o el sentimiento que proyectamos en él.

Al fin y al cabo, lo que buscamos no es dinero, ¿a que no? Lo que de verdad buscamos son las sensaciones, las emociones que creemos que el dinero puede dar: una sensación de poder, de libertad, de seguridad, de ser capaces de ayudar a nuestros seres queridos y a las personas necesitadas de poder elegir, y de sentirnos vivos.

El dinero es, sin duda, una de las formas de convertir los sueños que tenemos en la realidad que vivimos.

Pero aunque el dinero sea una percepción —un concepto abstracto—, ¡no sentimos lo mismo si no tenemos bastante! Y una cosa es segura: o lo usamos o nos usa. O dominamos el dinero o, de alguna manera, el dinero nos domina a nosotros.

La manera como nos relacionamos con el dinero refleja la manera como nos relacionamos con el poder.

¿Es una desgracia o una bendición?

¿Un juego o una carga?

Y la pregunta del millón

¿Qué es para ti el dinero?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad